Sin querer queriendo

Resulta que Jeffrey Conroy no iba con la intención de matar a Marcelo Lucero cuando salió con sus amigos “a cazar mexicanos” y terminó asestándole una puñalada mortal al inmigrante ecuatoriano. Quizá simplemente se le fue la mano. Eso se desprende del veredicto del jurado, que evita así que el joven de 19 años pase el resto de su vida en la cárcel. Una pena mínima de 8 años y una máxima de 25 para castigar el hobby que compartía con sus amigos: atacaban por diversión a aquellos con miedo de acudir a la Policía.

Las autoridades de Arizona deberían tomar nota de este caso antes de aplicar una ley que hará aún más vulnerable a una población que ya de por sí vive en la marginalidad. Cualquiera con cara de inmigrante será perseguido, tenga o no su estatus migratorio en regla, convirtiéndose en blanco de lo que parece ser una nueva ola de ciudadanos que pretende tomarse la justicia por su mano.

Las consecuencias de esta ley y de la peligrosa retórica utilizada por algunos irresponsables en círculos políticos y medios de comunicación podrían ser mortales. Nadie, sin embargo, asumirá la responsabilidad en caso de una eventual tragedia.

“Es una buena herramienta”, dice de la ley el senador por Arizona John McCain, aquel que un día redactara el valiente último intento de reforma migratoria integral, y que hoy se ve en apuros, a punto de perder su asiento en el Senado, miembro de un partido secuestrado por la ultraderecha radical, la amnesia histórica y la demagogia.

Estados Unidos se regocija en el nuevo “palinismo”, que es simplemente el infantilismo de toda la vida. La ex-gobernadora de Alaska anima a sus tropas a “replegarse y recargar”. Malintencionados, dice, aquellos que lo tomen de manera literal. Mientras tanto, cuando se cumplen 15 años de la masacre de Oklahoma City, un puñado de descontentos se separa de la Asociación Nacional del Rifle diciendo que este lobby, de los más poderosos en Washington, no les representa con la agresividad necesaria.

No sé usted, pero yo últimamente siento que este país no me simpatiza.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s